Dos ministras creen que la necesidad de cautela se cumple con otras medidas, y la disidente consideró la magnitud del daño.

 

Ocho días alcanzó a estar en prisión preventiva Patricio Maturana Ojeda, capitán de Carabineros que fue formalizado el 28 de agosto por apremios ilegítimos que provocaron lesiones graves gravísimas a Fabiola Campillai.

La Fiscalía Metropolitana Occidente lo identificó a él como quien disparó la carabina lanzagases, cuya munición impactó en el rostro de Campillai, el 26 de noviembre de 2019, en San Bernardo, lo que la dejó ciega, con pérdida del gusto y olfato.

La Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de San Miguel ayer revocó la medida cautelar de prisión preventiva de Maturana, dejándolo con arresto domiciliario total y arraigo nacional.

En un fallo divido, las ministras María Alejandra Pizarro y Dora Mondaca consideraron que con los antecedentes allegados a la causa e invocados en la audiencia, ‘otras medidas cautelares, distintas de la prisión preventiva, son suficientes para asegurar los fines de la investigación y de la sentencia que en su oportunidad se dicte, como también la seguridad de la sociedad’.

En la decisión primó que el carabinero tenía arraigo familiar y no tiene otra investigación en curso ni condena. Así lo consultó, en la audiencia, la ministra Pizarro antes de resolver.

En la resolución se agrega que hay que analizar si la libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad, y solo se cumple uno de los requisitos: que el delito imputado tiene asignada pena de crimen. Esto, ya que no ha sido condenado con anterioridad ni está sujeto a alguna medida cautelar personal, como orden de detención judicial pendiente u otras, en libertad condicional o gozando de alguno de los beneficios alternativos contemplados en la ley.

La decisión se adoptó con el voto en contra de la ministra María Teresa Letelier (presidenta), quien consideró ‘la forma de comisión del ilícito, la magnitud del daño causado a la víctima y que fue ocasionado por un agente del Estado’. A su juicio, constituye un peligro para la seguridad de la sociedad’.

Defensa dice que no tuvo intención de causar daño
‘Estimamos que la Corte resolvió conforme a derecho, aquí creemos que este lamentable hecho es el resultado de una acción que jamás tuvo la intención de dañar, lo que podremos seguir acreditando en el curso de la investigación’, dijo la abogada Catherine Lathrop, quien representa al capitán de Carabineros y que argumentó durante los alegatos que no hubo dolo directo de su defendido.

Desde la Fiscalía Metropolitana Occidente destacaron que ‘la resolución de la Corte no desestima la concurrencia del delito de apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves gravísimas. El tribunal no cuestiona la calificación jurídica respecto a la participación del imputado en los hechos, la cual fue controvertida por la defensa. Lo que señala el voto de mayoría es que la necesidad de cautela se puede satisfacer con otras medidas, y no únicamente con la prisión preventiva’.

Los querellantes durante los alegatos insistieron que sí hubo una intención de causar daño y que no se siguieron los protocolos.