El 7° Juzgado de Garantía de Santiago estimó que el arresto domiciliario nocturno solicitado por la fiscalía para el capitán Pablo Carvajal, era excesivo, y a cambio, ordenó una medida precautoria menos intensa, acogiendo los argumentos de la defensa encabezada por los abogados de la DEFCAR Camila Motta, Jorge Martínez y Sergio Rodríguez.

Con la medida de arraigo nacional y prohibición de acercarse a la víctima quedó este viernes el capitán de Carabineros Pablo Carvajal, luego que el tribunal rechaza aplicar medidas cautelares más intensas para el uniformado tras ser formalizado por el delito de apremios ilegítimos.

Según expuso el Ministerio Público, Carvajal sería el responsable de la lesión ocular sufrida por el auxiliar médico Brandon González (19), cuando éste participada de una manifestación la noche del 28 de octubre pasado, escenario en el que el carabinero disparó su arma antidisturbios.

Pero el 7° Juzgado de Garantía de Santiago, tras escuchar a la defensa a cargo de la Corporación de Asistencia Jurídica para Carabineros, DEFCAR, -representada por los abogados Camila Motta, Jorge Martínez y Sergio Rodríguez- estimó que las medidas de arresto domiciliario nocturno, arraigo y nacional y prohibición de acercarse a la víctima, eran excesivas en relación a los hechos atribuidos, por lo que desestimó la pretensión de la fiscalía y a cambio, decretó medidas cautelares de baja intensidad.

“Nos llama profundamente la atención la desproporcionalidad de las medidas cautelares solicitadas por el Ministerio Público”, reiteró Motta respecto a la petición del ente persecutor penal, enfatizando que “si bien no compartimos la calificación jurídica efectuada por la fiscalía, estamos contentos de las cautelares decretadas”.

En la misma línea, Rodríguez aseguró que “lamento que de manera tan grosera se violente el deber de objetividad del inquisidor. Solo agrava la situación jurídico penal en que nos encontramos y se pierden las confianzas en quien debe actuar de manera ecuánime”.

Por su parte, Martínez aclaró que, si bien en la declaración de la víctima ésta menciona que el imputado habría disparado tres veces, alcanzándolo por la espalda “ello fue desacreditado por el informe de la Brigada de Derechos Humanos, porque señala que al observar las grabaciones no se puede acreditar los dichos de la víctima en cuanto a que nuestro representado haya realizado tres disparos”.

“Incluso, la fiscalía no dio cuenta en el tribunal de hechos que acrediten la participación del capitán en el segundo disparo”, insistió el abogado.

Ahora, el Ministerio Público tendrá un plazo de 120 días para investigar, según estableció el tribunal.