La Tercera Sala del Tribunal de Alzada dejó sin efecto la resolución del 8° Juzgado de Garantía de Santiago, por estimar que la investigación aún no se encontraba agotada. El abogado Jorge Villalobos, de DEFCAR, valoró que, a pesar de una resolución adversa, el tribunal “haya planteado dudas significativas respecto de la eventual configuración del delito de torturas”.

La Corte de Apelaciones de Santiago revocó la resolución del 8° Juzgado de Garantía de Santiago que, en enero pasado, sobreseyó definitivamente a siete funcionarios Fuerzas Especiales de Carabineros imputados por la agresión a un manifestante, identificado como Moisés Órdenes- en Plaza Ñuñoa durante el toque de queda.

En fallo unánime, la Tercera Sala del Tribunal de alzada consideró que, en esta etapa procesal, no es posible decretar el sobreseimiento, pero mantuvo las dudas respecto a la existencia del delito de tortura por parte de los imputados.

“La Corte al revocar el sobreseimiento definitivo, solo tomó en consideración un criterio de oportunidad al estimar que la investigación aún no se encontraba agotada y que no resultaba aconsejable adoptar una decisión de clausura como lo es la de sobreseimiento definitivo, en una etapa tan temprana de la investigación”, detalló al respecto el abogado de la Corporación de Defensa a Carabineros, DEFCAR, Jorge Villalobos.

“Valoramos que, al mismo tiempo, el tribunal haya planteado dudas significativas respecto de la eventual configuración del delito de torturas, postura sostenida insistentemente por el Ministerio Público y partes querellantes, que ya había sido descartada por la Octava Sala de la Corte de Apelaciones en enero de este año», agregó.