La Corporación de Asistencia Jurídica para Carabineros (Defcar) creada tras la crisis social para defender a carabineros indagados en casos así, como también representarlos en los procesos en que son víctimas, sumó a nuevos abogados de estudios jurídicos.

Los impulsores fueron el exgeneral de Carabineros Julio Pineda, y los abogados Mario Vargas Cociña y Jorge Martínez Cornejo. A ellos también se les suman peritos y psicólogos para asesorar y representar de forma gratuita al personal de Carabineros en materia judicial.

Entre los miembros que se sumaron está Sergio Rodríguez Oro, Germán Cueto, Felipe Oxman, Pelayo Vial, Jorge Villalobos, Pablo Huidobro, Cristián Muñoz y Sergio Contreras. También integran el equipo Gonzalo Vial, Andrés Sutil y Catalina Tuane.

Actualmente los abogados que trabajan en esta corporación están viendo procesos judiciales como el de las carabineras atacadas con molotov, los policías de la radiopatrulla de Recoleta que fue dañada por una turba, y defienden a 12 efectivos de FF.EE. por hechos ocurridos en Ñuñoa, al mayor Humberto Tapia -formalizado por el caso de las alumnas heridas en el Liceo 7- y a Mario Carrillo, conductor del vehículo policial que atropelló a un manifestante.

Mario Vargas definió el 25 de noviembre, en un artículo publicado en «El Mercurio», que la corporación «no defiende a gente común y corriente; defiende a personas que arriesgan la vida en la calle para proteger el orden público en un Estado de Derecho. Queremos defender los derechos humanos de Carabineros, que son quienes se llevan la responsabilidad por malas o buenas decisiones políticas, los que están tratando de proteger la seguridad pública y los únicos que están siendo castigados. No validamos los excesos».

Fuente: El Mercurio